Ir a la Página de InicioIr a la Página de Inicio

SKAY BEILINSON
UN SONIDO REDONDO
Revista Music Shop - Diciembre de 1996

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota o simplemente Los Redondos, son quizás los auténticos sobrevivientes de una época en que a una veintena de grupos se los conocía con el denominador común de "Rock Nacional", descendientes de la "Música progresiva". El espíritu que rondaba por aquella época -mediados de los '60 hasta fines de los '70- era el de una comunión conceptual entre los jóvenes. No tanto en torno a la música, género en especial que lo había bien variado, sino a un proyecto de vida y en contra de la represión policíaca que se centraba en ese público joven de jeans y pelos largos que asistía a estos conciertos. El sonido "Redondo" es muy claro y casi imposible de imitar para los grupos de hoy en día ya que a pesar de que descansa en cosas muy puntuales, éstas son muy personales y hacen a los individuos que conforman el núcleo del grupo. En esta entrevista exclusiva, Skay Beilinson, guitarrista y coautor junto al Indio Solari de los temos del grupo, revela algunos de los secretos que hacen a la composición del sonido "Redondo".


¿Puede ser que Luzbelito tenga más relación, en lo compositivo y temático, con los primeros discos que con los últimos?

"Esas son apreciaciones que hizo alguna gente, pero desde el punto de vista de uno, es mucho más difícil darse cuenta. Porque a medida que vas componiendo te vas guiando por otro tipo de cosas. Se que muchos lo relacionaron por ejemplo con Oktubre o con otros de aquella época. En lo que a grabación se refiere, para mí tiene mucho más que ver con los dos últimos por una cuestión de sonido".

Por lo general, ¿cómo es la forma de composición?
"Básicamente componemos entre el Indio (Solari) y yo. Se arranca de los lugares más diversos y no necesariamente soy yo quien trae la música y él la letra. A veces el Indio presenta el esquema por donde le resulta fácil encontrar la melodía para la canción y yo luego trato de ordenarla, darle un desarrollo y pensar la manera de orquestarla. Cuando las ideas musicales arrancan de mí, por más que yo tenga una melodía para cantar, ese lugar se lo dejo libre a él. Son muchos años de estar juntos y existen universos musicales bastante similares entre ambos, por lo tanto es muy común que nuestras ideas tengan mucho que ven. Para este último disco pasó algo muy curioso. El año anterior hubo un tiempo en el que paramos de tocar y él estuvo componiendo por su lado y yo por el mío. Resulta que en el momento de juntarnos para ver las cosas que teníamos fue algo increíble, porque en la mayoría de los temas, las cosas que el Indio había hecho tenían que ver con las que yo tenía compuestas. El mismo tipo de riff o de climas, la misma tonalidad, etc.


¿Y en qué momento se produce el armado final de la canción?

"Existe un momento cuando se confirma si el tema va a prosperar o no, y es cuando esas ideas son presentadas a la banda".

ARMANDO TEMAS

¿Te pasa que a veces compones algo y te termina resultando parecido a un tema que compusiste anteriormente?
"A veces si. Uno tiene vicios o limitaciones compositivas por los que terminás resolviendo cosas de la misma manera. Creo que también es una cosa del tiempo. Yo nunca estudié música y hay cosas que vas descubriendo con el correr del tiempo. En un momento te enamorás de una forma de resolver una frase de un tema para un lado y después descubriste otra manera de resolver la misma situación".

Existe en los temas una preferencia por las tonalidades menores, ¿puede ser?
"Es cierto. Tengo una tendencia por componer en tonalidades menores y tengo que hacer como un esfuerzo para componer algo en mayores. Lo que a veces intento, por ejemplo con ideas del Indio que vienen en menor, es buscarle un puente donde se pase a mayor para darle un poco de aire al tema".

¿También soles meter melodías tipo árabes?
"Es más fuerte que yo. Es un lugar donde siempre me fascina entrar. Me propone un mundo distinto donde me gusta explorar. A veces es una armonía bastante clásica y si podés entrar a jugar por ese tipo de espacios es como que se abre un universo distinto".

¿Acostumbrás componer otras cosas que no sean pensando en la banda?
"En realidad compongo sin pensar en la banda. Arranco de ideas que se me presentan. Lo que me gusta es esa misma idea, cuando me resulta potente, ir cambiándole de ritmos o velocidades que luego se pueden o no adecuar al grupo".

¿Sos un compositor constante o te ponés a componer material antes de cada disco?
"Mi terapia es tocar la guitarra y a partir de tocar me van saliendo ideas y tengo grabadas toneladas de cosas que son como gérmenes de temas. Así que estoy componiendo todo el tiempo".

En tu casa, ¿con qué grabás?
"Tengo un pequeño estudio con una batería electrónica (Dr. Rhythm), un bajo y una viola eléctrica que paso por una multiefecto Roland GP-16, una tambura, etc. y una máquina Fostex de ocho canales, aunque en general toco con la guitarra sin enchufar. Cuando me aparece una idea que ya es muy fuerte, entonces subo y la grabo. Como no soy buen cantante, trato de deformar la voz pasándola por phase, por flanger, por un distorsionador, etc."



SONIDO

Para algunos grupos el disco es un evento y el en vivo es otro. En otros casos, los grupos tratan de reflejar en el disco su sonido en vivo. ¿Cuál es el caso de Los Redondos?

"Cuando nosotros empezamos grabando fue con ese concepto de grabar lo que se podía tocar en vivo. Poco a poco fuimos desadhiriendo de ese concepto y después me di cuenta de que esas cosas se pueden resolver muy bien en vivo. En mi caso hago una mezcla de viola rítmica, fills y solo. Existen quizás algunos baches que ahora, que Sergio Dawi (saxofonista) está tocando también teclados, se pueden compensar".

Por lo general ¿cuántas violas grabás en los temas?
"Grabando meto entre tres o cuatro violas, depende. Lo que trato es diferenciar los roles que van haciendo dentro del mismo tema, y en vivo lo termino resolviendo con una sola viola. La que va haciendo rítmica la grabo con un equipo, la que hace solos es otra, la que hace fills se graba diferente y siempre me dejo un margen para jugar arriba con algún otro viaje que aparezca, o alguna acústica".


En lo que a grabación se refiere, ¿difiere este disco (Luzbelito) del anterior (Lobo suelto, Cordero atado)?
"De movida fuimos mejorando lo que empezamos a hacer con el disco doble a nivel de búsqueda de sonido. Quizás teníamos el tema armado y el sonido del bajo no rendía lo esperado, entonces se regrababa. Aunque también hay partes del disco (Mariposa Pontiac/Rock del país y Blues de la libertad) que grabamos en Brasil en vivo, con el Indio cantando en directo, con Néstor Madrid que fue bajista de Los Redondos que ahora es un técnico muy importante en la zona de Bahía. Aquí, como los temas daban para eso, se trataba de rescatar esa impronta del momento. En los otros temas del disco, como quizás tienen un viaje musical un poco más ambicioso, hay que reparar en detalles o sonidos que más se les adecuen".

¿Cómo lograste, por ejemplo, el extraño sonido de wah wah en "Luzbelíto y las sirenas"?
"No usé un wah wah común sino el que dispara la GP-16. Mandamos la señal por dos canales, una con el efecto y la otra limpia, entonces el efecto sonoro, que a veces tiene wah wah y a veces no, se produjo en la mezcla".

¿Antes de grabar se proponen algún tipo de laburo en lo que a preproducción se refiere?
"En este último álbum demeamos los temas con el Indio y antes de grabar hacemos el laburo fino junto con el grupo. Y por ejemplo, antes de ir a Brasil, grabamos los ensayos para escuchar objetivamente como sonaban los temas".

¿Los solos de los temas son zapados a armados?
"En un primer momento son siempre zapados. Cuando encuentro un dibujo que me gusta trato de respetarlo, o por lo menos que me sirva como base para arrancar. En vivo suelo respetar los solos como están grabados, aunque todo depende del tema. Con respecto a los diálogos con el saxo, esto sale de las grabaciones. Reproducir esto en vivo a veces se vuelve difícil ya que no siempre escuchamos todo lo que pasa. Entre el quilombo que hay arriba del escenario, más lo que pasa abajo, muchas veces no te enterás de lo que está haciendo el músico en el otro extremo del escenario, tenés que registrar más o menos el tiempo convenido para que cada uno haga lo suyo".

¿Cómo arman el repertorio para los shows?
"Ahora estamos presentando los temas del último disco pero siempre se agregan otros que son como clásicos que tienen que estar y también a veces nos vienen ganas de reflotar algún tema. Por lo general comenzamos con dos o tres temas que no lo exijan mucho vocalmente al Indio y que sean fáciles de tocar, ya que en estos primeros temas se producen los ajustes de sonido, etc. Y generalmente hacemos un intervalo en el medio como para afinar los Instrumentos".

HACIENDO MUSICA

¿La guitarra fue tu primer instrumento?
"Así es. La guitarra criolla a los ocho años. Después tuve un profesor que era músico de jazz y al poco tiempo empecé a descubrir temas de Los Beatles - "Twist y gritos" fue el primero que saqué - y después seguí siempre solo. A los trece años, con una guitarra eléctrica que era como un pedazo de madera con cuerdas, armé mí primer grupo".

¿En algún momento te vinieron ganas de estudiar música?
"Hace como 15 o 20 años me sucedió esto. Pero era tanto el trabajo para descifrar, en escritura musical, lo que yo ya sabía, que decidí dedicar ese tiempo a estar sobre la guitarra".

¿Que tipo de guitarristas te gustan?
"Me atraen muchos tipos como Ry Cooder, Buddy Guy, Jimmy Page, B.B.King, Hendrix por supuesto. Me gustan más los silencios que la destreza en el diapasón".


¿Y grupos actuales?
"Me parece interesante el viaje que hacen los de Ministry, Los Lobos, Pearl Jam y después me tengo que ir a los viejos grupos.
Con respecto a las bandas locales no encuentro demasiada originalidad. Y la falla más grande que encuentro está en los cantantes. Existen muy buenos músicos y compositores pero la parte más floja pasa por los cantantes que suelen referirse a modelos probados como Spinetta, García, Ceratti, el Indio y Luca".

Volviendo el último disco, ¿es Zippo un personaje existente?
"Es un personaje como cualquiera. No estamos hablando de una persona en especial. Creo que a cualquiera lo cabe. Son como características humanas que le son comunes a mucha gente".

¿Existe una historia alrededor de Luzbelito?
"Hay una historia... De todas maneras creo que no es una historia para ser contada sino para ser interpretada por cada uno que lo escucha".

FERRETERÍA

¿Qué usás generalmente para tocar en vivo?
"Últimamente estoy usando una Les Paul Custom ´78, un marshall y una GP-16 para reverbs, delay y overdrive o distorsión. Anteriormente usaba una S.G. pero el mango de la Les Paul me resulta mucho más cómodo porque es más gordo, además le cambié los trastes porque cuando la compre ya estaban muy gastados. En estudio uso la Les Paul, la S.G., una Strato, una Jaguar vieja, acústicas, etc. Para grabar uso un equipo Laney 88 que es maravilloso".