Ir a la Página de InicioIr a la Página de Inicio



Todo comenzó en 1977 en la ciudad de La Plata. Allí, con una sorprendente puesta en escena que incluía insólitas vestimentas, un payaso que oficiaba de maestro de ceremonias y un atrayente ballet, nacía esta agrupación, hoy arquetipo de banda de culto de rock argentino. Así también comenzó la historia del grupo que hizo de la resistencia una bandera, logrando difundir su trabajo al margen del circuito comercial.
En el principio, todo era mágicamente espontáneo y la consigna era estar juntos y divertirse.Pero, esta "fiesta" terminó cuando comenzaron a ser el blanco de todo tipo de agresiones institucionales. Esa "movida" poco a poco se fue esfumando, pero la semilla ya había germinado.
Skay BEILINSON (guitarra), Beto VERNI (guitarra), Basilio RODRIGO (guitarra), FENTON (bajo), Bernardo RUBAJA (órgano), CHIROLA (batería) VENTURA (percusión), Carlos Indio SOLARI (voz) y Riky RODRIGO (violín) conformaron al grupo en sus orígenes. En aquellas primeras épocas también pasaron por la banda Gabriel MIGOYA (batería), Néstor MADRID (bajo) y Gabriel JOLIVET (guitarra). Supervisando todo y manteniendo el equilibrio, tanto interno como externo, estaba Carmen La Negra Poly CASTRO. El nombre del grupo siempre fue un misterio. Patricio Rey nunca existió.
Debutaron oficialmente en el Teatro de Arte y Música de La Plata. Durante el mes de mayo de 1978 realizaron un exitoso ciclo de conciertos en el Teatro Lozano de La Plata, recordados como los "Lozanazos"- En esa época la banda estaba integrada también por un maestro de ceremonias -Sergio Mufercho MARTINEZ., el "Ballet Ricotero" (cinco chicas bien dotadas) y Edgardo "El Sultán".
Ese Mismo año realizaron su primera gira. El destino los llevó a Salta. En este viaje la desgracia se cruzó por primera vez con la banda. Ricardo Meyer,flamante guitarrista, falleció entre Salta y Jujuy a raíz de un accidente automovilístico.
El debut oficial en Capital Federal se realizo en el Centro de Artes y Música, aunque más tarde se decidió cancelar el ciclo.
La forma de difusión que utilizaba la banda por entonces se centraba en la persuasión callejera, los graffitis y algunos comentarios de prensa que hacían eco de esta nueva y singular "movida". Los seguidores comenzaron a multiplicarse y sus recitales en Capital Federal se volvieron cada vez más frecuentes. Los Redondos. simplemente, como ya todos los llamaban, se estaban convirtiendo en el símbolo del "under" musical.
En los dos años que siguieron la banda apareció en escena pocas veces. Skay y Poly se encontraban viviendo en Salta y el Indio tenía su residencia en Valeria del Mar. Sólo se reunían a fin de año para realizar conciertos. En 1981 volvieron a la Capital Federal con un show en el Banco Provincia. Allí compartieron cartel con Manal y Celeste Carballo.
En el pub Einsten conocieron a Luca Prodan, líder de Sumo. Luca, más tarde, cantaría junto a ellos en un show que se llevó a cabo en el Club Gimnasia y Esgrima de la Plata. El 2 de enero de 1982 participaron de un evento organizado por Jorge Pistocchi, director de la revista Pan Caliente, a beneficio de la publicación. Actuaron, también, León Gieco, Litto Nebbia, Celeste Carballo, La Fuente y Los Abuelos de La Nada. De esa actuación, realizada en las instalaciones del Club Excursionistas, se recuerda un episodio policial provocado por la salida al escenario de Monona, una de las coristas, vistiendo sólo un traje de baño transparente.
Luego de varios años en la ruta con algunos cambios en la formación (se sumaron Tito Fargo DAVIERO -guitarra-, Piojo AVALOS -batería- y Willy CROOK -saxo-), a fines de 1984, grabaron en el estudio de Lito Vitale los temas de su primer LP. Este se editó a mediados de 1985 en forma limitada e independiente. Se tituló Gulp!. El diseño de tapa, como siempre de allí en más, estuvo a cargo de Ricardo Rocambole Cohen, quien se ocupó de imprimir las tapas una a una por el sistema de planograf.
Los Redondos eligieron unas pocas disquerías para vender su trabajo, recorriendo personalmente cada una de ellas.
El disco sería presentado los días l6 y 17 de agosto en el Teatro Astros, pero, las autoridades de la sala cancelaron en forma unilateral las actuaciones. Finalmente Gulp! se presentó en Cemento el 23 de agosto y se agotó en pocos días.
La banda despidió el año'85 en Paladium, el 28 de diciembre, con un show titulado Nuestro amo es un esclavo. Claudia PUYÓ y Laura HUTTON en coros se habían incorporado al grupo.
Con la vuelta de la democracia Los Redondos decidieron cambiar su propuesta artística y los condimentos extra-musicales dejaron de formar parte de sus espectáculos.
En mayo del 86, tras una prolongada ausencia, Los Redondos retornaron a Paladium. Durante el ciclo de shows presentaron varios temas nuevos- Cada recital se iniciaba con la Obertura 1812 de Tchaikovsky. Como invitado participó Claudio, percusionista de Don Cornelio y la Zona.
En septiembre terminaron de grabar su segundo disco en los estudios Panda. Fueron invitados Claudio de Don Cornelio en percusión y Daniel Melero en teclados. La placa se tituló Oktubre, demandó 180 horas de grabación y como en el primer trabajo, la edición se llevó a cabo de modo independiente. Octubre se presentó oficialmente los días 18 y 25 de octubre en Paladium ante 1.200 personas. Luego de estas actuaciones Tito Fargo Daviero y Piojo Avalos abandonaron el grupo integrándose a él Andrés THEOCHARIDIS (teclados). Pero pronto la desgracia golpeó una vez más a Los Redondos. El tecladista recientemente incorporado murió en un accidente automovilístico cuando tomaba unas vacaciones en el norte del país.
Recién el 20 junio de 1987, la banda volvió a presentarse en escena. Fue en el Teatro Fénix dentro del Ciclo Rock de Primera. A esta altura, el grupo era tentado en forma permanente por empresarios de sellos discográficos para editar en forma comercial. Ellos, fieles a sus principios, se negaban una y otra vez.
En mayo de 1988 se editó Un baion para el ojo idiota, su tercer trabajo. Lito Vitale en teclados participó de él. Lo presentaron oficialmente durante tres fines de semana consecutivos en el Teatro Bambalinas. Continuaron luego con sus presentaciones en Cemento, pero el lugar comenzaba a quedar chico para las multitudes que la banda convocaba. A fines de 1988 volvieron a los estudios de grabación. En esta ocasión trabajaron en Del Cielito, para registrar los temas del cuarto disco. Aún así, éste demoró casi un año en salir a la venta.
Finalmente se editó en octubre de 1989 y aunque el nombre original era Olor a tigre su nombre definitivo fue Bang! Bang!! Estás líquidado. Incluyeron en él un rock compuesto en 1977: Maldición, va a ser un día hermoso. Lo presentaron el 3 de octubre en el Club Sportivo América de Rosario. La presentación oficial en Buenos Aires se llevó a cabo ese mismo mes en Satisfaction ante 5.000 personas por función.
Este crecimiento geométrico de su popularidad los llevó a aceptar presentarse en el "templo" del rock porteño, el Estadio Obras Sanitarias.Pero la masividad comienza también a traer problemas. Los enfrentamientos entre sus seguidores y la policía empiezan a hacerse frecuentes.
Así llegó 1991, año que nunca se borrará de la memoria del grupo y tampoco de la memoria del rock argentino.
La noche del 19 de abril en el Estadio Obras Sanitarias, uno de los concurrentes fue detenido debido a incidentes ocurridos en la puerta del estadio. El fan moriría horas después en dependencia policial. Su nombre era Walter Bulacio. Después de aquella noche el grupo se encerró en los Estudios Del Cielito a completar la grabación de su quinto disco.
Luego de varios meses de alejamiento, el 10 de agosto, volvieron a presentarse en vivo. El escenario fue el Teatro San Martín (ex Paladium) de Mar del Plata. Durante el show recordaron a Walter Bulacio.
El nuevo disco se terminó de mezclar a fines del mes de julio y se editó en octubre. Se llamó La Mosca y la Sopa y participaron como invitados especiales Lito Vitale en teclados y Luis Mississippi Robinson en armónica.
El '92 fue un año con pocas presentaciones. En el mes de mayo actuaron en el Microestadio de Lanús, reencontrándose allí con su público luego de cuatro meses de silencio. Asistieron a cada show alrededor de 5000 personas. En julio se presentaron en el Microestadio de Racing Club de Avellaneda. Luego sufrieron la prohibición que la Municipalidad de Florencio Varela impuso a la realización de los shows previstos en el Colegio Sagrado Corazón para los días 15 y 16 de mayo a beneficio del Centro de Discapacitados de esa localidad. Alegaron falta de seguridad y espacio para las 3000 personas que ya habían comprado sus entradas. También hubo detenidos en el recital de Lanús y centenares de denuncias contra la represión policial.
En octubre se presentaron en el Centro Municipal de Exposiciones. En esta oportunidad estrenaron nuevos temas ante las 15.000 personas que asistieron a los shows. También a comienzos de este mes se edita En Directo, álbum no reconocido por Del Cielito y supuestamente no aprobado por el grupo. Días después lo como un CD más dentro de la discografía oficial. Es un disco en vivo y su apariencia, la de una edición pirata. Incluye 12 temas, uno de ellos inédito, Blues del noticiero. Simultáneamente comenzaron a preparar en los Estudios Del Cielito un disco de estudio con nuevos temas.
Comenzaron a grabar la nueva placa a principios de 1993. Primero grabaron demos en la sala de ensayos del barrio de Palermo. Durante abril y mayo se dedicaron al estudio de nuevos instrumentos, computadoras y samplers en largas sesiones de 12 horas diarias. Finalmente grabaron los instrumentos por separado y en distintas pistas. Esta forma era novedosa para el grupo y alrededor de este lanzamiento hubo un hermetismo aún mayor al vivido con sus anteriores producciones. El nombre tentativo para el álbum era Etiqueta Negra, finalmente se llamó Lobo suelto-Cordero atado. Salió en formato doble y fue editado en el mes de octubre. Cada ejemplar de esta nueva placa se podía adquirir por separado.
Después de dos años, rompieron el silencio con los periodistas y ofrecieron una entrevista a la FM 100 que fue puesta en el aire el 5 de noviembre. Los días 1 9 y 20 de noviembre presentaron en forma oficial el nuevo disco en el Estadio del Club Huracán. Cerca de 70.000 personas asistieron a los shows. Como invitados estuvieron Sergio Polizzi (violín) Gabriel Jolivet (guitarra) y las Blacanblús (coros). Estos shows fueron organizados por el propio grupo, ratificando así su independencia, aunque en esta ocasión, dos holdings de medios los anunciaron.
El día viernes presentaron Lobo Suelto y el sábado Cordero Atado. La banda utilizó, por primera vez en su escenografía video y una puesta de luces propia de shows internacionales.
Volvieron a la carga el 14 de mayo de 1994 con un nuevo show en el Estadio de Huracán. Nuevamente Jolivet y Las Blacanblús serían los invitados sobre el escenario. Unos 40.000 espectadores asistieron a este regreso tras cinco meses de ausencia.
Los días 16 y 17 de diciembre volvieron al estadio del Club Huracán. A estos shows asistieron unas 30.000 personas por noche y hubo heridos entre el personal de seguridad. Los invitados en esta oportunidad fueron Willy Crook (saxo), Gabriel Jolivet (guitarra) y Sergio Polizzi (violín).
Tras dos años y medio desde su último lanzamiento, en julio del 96, se editó Luzbelito, octavo disco de la banda. En él participa nuevamente como invitado Lito Vitale.
A comienzos de 1997 Los Redondos tocaron en San Carlos, provincia de Santa Fe, en Paraná, Entre Ríos y en el Patinódromo Municipal de Mar del Plata. En esta ocasión, ante más de 12.000 fans que peregrinaron hasta la ciudad balnearia.
Las movilizaciones masivas que generan los recitales de Los Redondos en el interior comenzaron a concitar la atención de los dirigentes políticos, quienes, a su vez, se dedicaron a estimular a las autoridades policiales a mantener una actitud expectante. Esta actitud resultó finalmente en la prohibición del recital que la banda había programado para el 16 y 17 de agosto de 1997 en el maxigimnasio del club Estudiantes de Olavarría. Un decreto del intendente de la ciudad disparó la polémica que llevaría a una conferencia de prensa televisiva que Los Redondos mantuvieron durante más de una hora. La aparición televisiva permitió que los integrantes del grupo explicaran los motivos del levantamiento unilateral del recital, anunciando con fecha y lugar una nueva presentación.
La nueva fiesta ricotera se realizó en Tandil, ante más de 21.000 personas que "aguantaron" bajo una intensa lluvia, esta vez sin incidentes ni suspensiones (a pesar de que la lluvia había mojado los equipos).
Los Redondos no volvieron al ruedo hasta el 13 de diciembre en Santa Fe, pero la violencia dejó su marca una vez más. Luego del recital se contaron 15 heridos (uno por impacto de bala) como resultado de un enfrentamiento entre dos facciones ricoteras. Durante el año'98 las actuaciones del grupo continuaron siendo esporádicas.
Hacia fines de mayo se presentaron en el Anfiteatro Municipal de la ciudad cordobesa de Villa María.
Algunos disturbios empañaron la fiesta a la que asistieron 12.000 personas, quedando casi tres mil afuera del estadio. Tras estos incidentes y en la apertura del concierto el Indio fue terminante: "Estos quilombos no hacen más que acelerar el final de la banda".
Durante el mes de octubre se edita su placa Ultimo bondi a Finisterre donde se nota un cambio musical en el grupo acercándose más a los sonidos electrónicos.
Su próxima presentación importante la realizaron en el Estadio del Racing Club los días 18 y 19 de diciembre y sirvieron como excusa para presentar el material de su nuevo disco. Asistieron 50.000 personas por noche.
Entre algunas esporádicas presentaciones, se destacaría la del 15 y 16 de mayo de 2000 en el Estadio de River Plate donde asistieron aproximadamente 140.000 personas entre los dos shows, cifra record para una agrupación nacional.
En noviembre de ese año sale a la venta su última placa conocida hasta el momento, Momo Sampler. Siguiendo el camino de la anterior, e inspirada en el Carnaval Uruguayo, sería presentada precisamente en ese país, ante 40.000 personas en el mítico estadio Centenario de Montevideo.
Luego llegaría el turno del Estadio Chateau Carreras en la Ciudad de Córdoba, el 4 de agosto de 2001 ante 40.000 espectadores, en una presentación que quedará para el recuerdo por su gran calidad en todo sentido.
Alguna vez alguien escribió de ellos, a raíz de su popularidad, que eran " ... el Boca Juniors del rock and roll ....". El hecho es que Los Redondos crearon con su música una original estética del rock, alcanzando masividad sin entrar en el circuito cultural oficial, manteniendo su independencia de la industria musical y transformándose en la única banda que, por principios, jamás se apoyó en la TV para difundir su trabajo.